Peru, Narrativas, Leyendas, Mitos, Religion

Leyenda del Cerro La Vieja de Motupe

Nuestro Señor Jesucristo llegó al sitio descam­pado y arenoso cercano a Motupe, en donde hoy se encuentra situado el cerro llamado de la Vieja.
El Señor venía cansado, sudoroso, fatigado y se­diento, y habiendo divisado una lejana "choza'" se encaminó hacia ella, encontrando en la puerta a un matrimonio formado por dos ancianos. Jesús le di­jo a la mujer: "Dame un poco de agua, para calmar mi sed", pero la vieja le repuso, de mala manera: "No tengo nada que darte". Entonces el Señor le pidió al marido que le vendiera una hermosa san­día, de las que en abigarrado montón se encontra­ban en uno de los ángulos de la posada, pero el vie­jo negó tenerlas. El Señor dijo, señalando a las san­días: ''Y esas, ¿qué son'!", "Son piedras", dijeron al unísono ambos viejos.
El Señor meditó brevemente y produjo su mal­dición, diciendo: "Pues si son piedras, en piedras se convertirán y ustedes también", y súbitamente e] montón de sandías se convirtió en un montón de piedras, que son las que forman el centro mis­mo del cerro; la vieja se tornó en la piedra más grande, que de lejos da el aspecto de una anciana y el viejo se volvió la piedra más pequeña, que os­tenta las características de su edad.
Y para que se pueda producir el desencanta­miento, se precisa que nuevamente el Señor Jesu­cristo llegue a ese mismo sitio, en el mismo estado de cansancio y de sed, que se repita de nuevo exac­tamente la escena primitiva y que los viejos ofrez­can al viajero e] agua lustral de la caridad, que bo­rre su falta.
El cerro de la Vieja , llamado también cerro de Errepón, se encuentra situado al sudeste de Motu­pe, a cosa de ocho kilómetros de este pueblo. Es un cerro aislado, solo, Único en la pampa, hacia la margen izquierda de] río de Motupe. La pampa es árida, escueta, sin más vegetación, en las épocas de lluvias, que algunos árboles de zapote y unos cuan­tos arbustos de bichayo.
 
(Del Ambiente Popular)
Visto 125 veces