Peru, Narrativas, Leyendas, Mitos, Religion

Leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo

Cuenta esta leyenda, (empezó Wiracocha) que el dios Sol, compadecido del estado de barbarie y anarquía en que vivían los pueblos, envió a sus hijos Manco Capac y Mama Ocllo, con el fin de unirlos y enseñarles a los hombres el arte de buen vivir y el culto al sol.

¡Cómo fue ello! (exclamó Juan).

Sonriendo, prosiguió el dios: “…Con este objeto les entregó una barrita de oro, encargándoles que por donde fueran buscaran introducirla en el suelo y en el sitio donde se hundiera, era su voluntad que allí fundaran la capital de Imperio y redimieran a las gentes…”

¿Se hundió al fin? (preguntó el niño).

…Obedeciendo el mandato divino, la pareja salió de una de las islas del lago Titicaca y se dirigió hacia el norte en busca del sitio donde establecerían la cuidad imperial.

Después de varios días de viaje y de hincar infructuosamente el suelo, llegaron al cerro Huanacaure y allí la barretilla se hundió al primer golpe. Entonces, en ese lugar, Manco Capac y Mama Ocllo fundaron la capital del Imperio Incaico.

¿Qué sucedió luego? (inquirió Juan)

…Inmediatamente Manco Capac sojuzgó a los naturales de ese lugar y otros aledaños, diciéndoles que su padre l Sol los había enviado para que fueran sus maestros y bienhechores…

La misión de los enviados divinos

Manco Capac enseño a los hombres los secretos de la agricultura como el cultivo de la tierra, el sembrío de las semillas y la fabricación de instrumentos necesarios para dichas faenas…

También les enseñó a construir sus casas, los caminos, sus acueductos, etc.

Mama Ocllo, por su parte, enseñó a las mujeres a hilar y a tejer, a confeccionar vestidos y realizar labores domésticas, como cocinar, lavar, etc.

Así empezó la legendaria civilización de los incas, según la leyenda del lago Titicaca. Más hay otra, igualmente bella, acerca del origen del Imperio Incaico.

Fuente: OSCAR ESPINAR LA TORRE: MITOS DEL ANTIGUO PERÚ

Visto 1786 veces